Se ha producido un error en este gadget.
-Entonces, ¿tú...?

-¡Que sí, que no lo niego! Que escribo su nombre en los márgenes de as hojas y dibujo corazones por doquier como si, de repente, me hubiese vuelto tonta. Que me voy a volver loca de tanto pensar en él a cada segundo que pasa e imaginarme a su lado cuando estamos separados. Que voy a agotar todo mi cupo de sonrisas y suspiros. Que se ha colado aquí, muy hondo, en mi cabeza y se ha hecho un hueco en lo más profundo de mi corazón. ¡Que le quiero, que estoy enamorada hasta las trancas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario